Lección 4: Del horno ardiente al palacio – Escuela sabática 2000

“He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado” (Dan. 3:17, 18).

(Visitado 5 tiempos, 1 visitas hoy)