Domingo 30 de septiembre: El amor como fundamento de unidad – Una pausa en el camino

Un mensaje claro que fluye de la historia de la Creación, en Génesis 1 y 2, es la armonía general que existía al final de la semana de la Creación. Las palabras finales de Dios de que todo era “bueno en gran manera” (Gén. 1:31) se refieren no solo a la belleza estética, sino también a la ausencia de cualquier elemento de maldad o discordia, cuando Dios terminó de hacer este mundo y a los seres humanos que debían poblarlo. El propósito original de Dios en la Creación incluía la coexistencia armoniosa y la relación interdependiente de todas las formas de vida. Era un mundo hermoso creado para la familia humana. Todo era perfecto y digno de su Creador. El ideal y el propósito original de Dios para el mundo eran la armonía, la unidad y el amor.

(Visitado 6 tiempos, 1 visitas hoy)